Saltar al contenido

Raspberry Pi 2 Nas Server

Ingresa al menú «Access Right Management» y después a «Usuario», donde lograras crear los usuarios que quieras y asignarles privilegios. Todos y cada uno de los usuarios tienen que tener el privilegio ssh para lograr conectar de forma remota, al paso que si deseas hacer clientes gestores vas a deber meterlos en el grupo «sudo». Cuando el sistema arranque, lo primero que debes hacer es entender la IP asignada, puesto que deberemos conectarnos por el protocolo ssh a ella. Para ello, desde la Raspberry puedes abrir una línea de comandos y redactar «ifconfig -a», o puedes ir a la página de configuración de tu router para entender la IP del dispositivo, en la sección DHCP. El archivo no tienes que editarlo, sencillamente debe existir con ese nombre en específico. Hecho esto, puedes sacar la micro SD de tu PC y también insertarla en la Raspberry Pi, para seguir a su arranque.

Por el hecho de que resulta habitual decantarse por un modelo que luego se queda corto o ofrece más de lo que verdaderamente necesitas, con lo que no compensa su inversión. Si no te quieres complicar, eludir posibles incidentes y tener un producto, digamos, bien acabado resulta obvio que la mejor opción es optar por entre los NAS comerciales que puedes encontrar ya en el mercado. Entre los proyectos mucho más populares que puedes llevar a cabo con una Raspberry Pi es montarte tu propio NAS. Y ahora que el modelo más reciente con 2GB de RAM bajó de precio más aún. Pues aprovechas la capacidad y mejoras a nivel de conexiones que da.

Confirm Your Raid Array

Según el modelo de Raspberry Pi, cable ethernet para conectar al romper (opción recomendada) o bien adaptador Wifi para llevarlo a cabo de forma inalámbrica. Da un servicio fiable y de prominente rendimiento a tus clientes con un paquete hosting de IONOS. Las particiones “boot” y “omv” son parte de la distribución NAS en la tarjeta microSD.

Cuando hayas configurado todo lo mencionado a tu manera, ve al apartado «Update Management», y en la pestañita «Updates», pulsa sobre el botón «Check» para ver si hay actualizaciones. Si las hay, selecciónalas todas y cada una e instálalas para tener la última versión. Espera a que termine y reinicia el dispositivo con el comando «sudo reboot». En el momento en que vuelva a arrancar, ejecuta el próximo comando, que sirve para disponer OpenMediaVault 5.

⚠️ ¡HEY! MIRA ESTO   Como Conectar Airpods A Pc

De Qué Manera Utilizar Una Raspberry Pi Como Servidor Nas De Forma Fácil

Antes de montar el disco es necesario crear un directorio para poder montar el disco para esto usamos el siguiente comando. Mi cara fue un poema en el momento en que recibí el cable pues, al conectarlo todo, no marcha. De hecho, el disco no terminaba la maniobra de arranque y emitía unos quejidos que daban mucha lástima y algo de miedo. En la imagen de ejemplo, contamos un disco USB Seagate de 1 TB conectado. Si por algo se caracterizan las Raspberry Pi es por su utilidad, y sucede que con estos mini PCs se puede llevar a cabo casi de todo. En el día de hoy vamos a enseñaros de qué manera convertir una Raspberry Pi en un servidor NAS casero, así sea usando discos duros SATA, discos externos USB o aun pen drives, todo de manera simple y rápida.

En verdad, te recomendamos que la primera cosa que tienes que realizar nada más que arranque es escribir el comando «passwd» para entablar una nueva contraseña que solo tú sepas. Exactamente la misma en las resoluciones de Synology o QNAP, Openmediavault ofrece numerosas opciones de configuración con las que, por poner un ejemplo, lograras hacer un soporte de almacenamiento usando RAID 0, 1, JBOD, etc. Y eso es solo el inicio, hay considerablemente más cambios que los individuos avanzados sabrán explotar y los menos especialistas deberán investigar. De este modo no tendrás inquietudes en el momento de entablar clientes, privilegios y utilizar ciertas utilidades que te dejan comunicar contenido multimedia con otros equipos, efectuar backups remotas, etc.

Desplaza el cursor hasta la opción “Modificar ingreso” si deseas dejar que los clientes cambien los datos de inicio de sesión tras el registro. Ahora regresa a ver las carpetitas compartidas, elige las que sean importantes para el ingreso y otorga los derechos que corresponden (leer/redactar, solo leer o ningún acceso). Existen muchos fundamentos para modificar un servidor NAS con un Raspberry Pi. Gestionar un servidor propio apoyado en el miniordenador resulta mucho más accesible que un sistema NAS preinstalado. Concretamente, los costes energéticos son bastante más bajos debido a que Raspberry no exige varios requisitos. Si no existe ninguna otra fuente de nutrición, usar un Raspberry Pi como servidor NAS solo precisa un paquete de pilas.

⚠️ ¡HEY! MIRA ESTO   Menu Servicio Lg Tv

Estas, exactamente la misma la partición de datos de la tarjeta, que se organiza por separado, no deben alterarse. Introduce la nueva contraseña dos veces y confírmala con la tecla Entrar. Si el cambio se hace de forma exitosa, la línea de comandos mostrará consiguientemente el mensaje “password updated successfully” (“contraseña modificada de forma exitosa”). Para poder convertir a Raspberry Pi en un servidor NAS hay que adquirir, en primer lugar, el equipo adecuado, donde lo más importante es el miniordenador. Para esto existen dos opciones, Raspberry Pi 2 o el nuevo Raspberry Pi 3, ya que los dos tienen potencia bastante para que el servidor funcione. Queda realmente bonito leer cientos de manuales sobre de qué forma llevar a cabo una NAS con las Raspberry, pero pocos se enfrentan a los problemas del día a día.

How To Turn A Raspberry Pi Into A Nas For Whole

Si has incrementado la memoria de tu Raspberry Pi como servidor NAS y lo has estructurado de la manera deseada, el siguiente paso va a ser hacer el perfil como usuario para entrar a él. Esto se consigue con la función “Usuario”, que se encuentra bajo el apartado “Control de ingreso”. Haz clic en el botón “Añadir” y redacta los datos de usuario correspondientes (nombre y contraseña).

De entrada no precisarás conectar un monitor, teclado o ratón a la Raspberry si no deseas, puedes realizar toda la configuración en recóndito desde tu PC. 3- Introduciremos las credenciales y exactamente la misma en windows deberíamos ser capaces de modificar y comunicar los archivos que estén en nuestro disco duro. Ahora deberemos agregar nuestro disco duro para el archivo de configuración de samba. Hoy les acercamos un nuevo tutorial para aprovechar la máximo tu Raspberry Pi. Esta vez os vamos a enseñar como hacer una NAS para lograr compartir los archivos en nuestra red local sin precisar gastarnos enormes proporciones de dinero. Un NAS comercial, de los que ya vienen configurados con su propio software, distintos números de bahías, etcétera., tiende a ser la opción perfecto para quien busca cero adversidades y, normalmente, un mayor desempeño.

⚠️ ¡HEY! MIRA ESTO   Kodi Smart Tv Thomson

Como el filtrado de MACs para obtener una IP de la wifi lo gestiona raspas, solo hay que decirle que use DHCP y la contraseña de ingreso. En conjunto, poco más de diez minutos para poder sacarle el cable RJ45. NAS y servidor de copia de seguridad para todos y cada uno de los ordenadores de la red y alguno externo.

Build A Raspberry Pi Raid Nas Server

En el siguiente tutorial te mostramos de qué forma disponer OpenMediaVault y qué pasos son necesarios para hacer tu propio servidor NAS con Raspberry PI. En los dos casos, la labor de búsqueda depende más que nada del número de lugares en que se guardan los distintos documentos, un inconveniente que apenas sucede con los documentos en papel. El flujo de datos digital puede controlarse mediante sistemas de almacenamiento aplicados como servidores de ficheros, redes de almacenamiento o sistemas NAS (Network-Attached Storage). Estos últimos son cada vez más populares en el chato privado probablemente por el hecho de que los servidores NAS pueden configurarse con un Raspberry Pi con algo de paciencia y a un precio más accesible. Mi única preocupación con los NAS es el tema del disco duro, y no me refiero a la aptitud o a la oportunidad de estar corriendo scripts de backup, sino más bien tenerlos encendidos 24/7.

En el momento de mudar a un almacenamiento de archivos centralizado en el ámbito privado, este emprendimiento DIY se convierte en una aceptable solución. Al conectarte aparecerá una advertencia, sencillamente escoge que sí y espera a que se enlace. Cuando te solicite usuario y contraseña, si acabas de instalar el S.O., usa el usuario «pi» y la contraseña «raspberry» para entrar.